sábado, 28 de mayo de 2016

6 meses

Lo sé, no tengo perdón....hace ya 6 meses de mi última entrada, tengo el blog muy descuidado,pero es que no tengo mucho que contar.

Todo sigue bien, no hay tumores en la mama, los huesos están acabando de sanar y en mi cuerpo no hay evidencia de cáncer, así que me he dedicado a vivir y disfrutar cada momento lo máximo que puedo.
Me he propuesto hacer más ejercicio, pero del de sudar, como me ha recomendado mi ángel :-).
Yo suelo salir mucho a andar con mis perros, me encanta, pero para combatir los efectos secundarios de la menopausia y del letrozol hay que meterle más caña al cuerpo, así que me lo voy a tomar como parte del tratamiento y aunque me da muuucha pereza voy a ponerme en serio a crear endorfinas a tope. Además de que el ejercicio mejora el pronóstico de las personas con cáncer y activa el sistema inmunológico.

El mes que viene me toca visita con mi homeópata, ahora me ve dos veces al año para controlar que mis organismo este bien fuerte, es indispensable para mi.

Las revisiones oncológicas también me las hacen cada 6 meses y las analíticas que eran cada mes me las han espaciado a cada 3 meses.
El tratamiento para los huesos que me ponían (denosumab) llevo 8 meses sin podérmelo poner porque he tenido problemas con algunas muelas, parece que me ataca a los dientes...en 6 meses me han hecho dos cirugías dentales y seguramente me tengan que hacer una más. En cuanto acabe con la boca empezaré otra vez con el tratamiento, aunque no hay prisa porque los huesos están muy bien.

Quiero agradeceros todos los mensajes y correos que me enviáis pregúntandome como estoy, pidiéndome que no deje de escribir, gracias, gracias, gracias.
Siento no actualizar el blog tan seguido como antes pero no siento la necesidad de escribir. El blog lo abrí para vomitar todo lo que tenía dentro, como terapia y me ayudó muchísimo y si he podido ayudar a alguien a sentirse mejor en su enfermedad, a darle esperanzas, pues doblemente feliz :-)

Cuando empecé con todo esto mi pronóstico no era muy bueno, tampoco ayudó el que no diera con buenos profesionales que cometieron algunos errores que podían haber sido fatales para mí. No me conformé, mi familia no se conformó y encontramos a un médico de los que hay pocos, una eminencia y una grandísima persona, de esas personas que desprenden luz y dan esperanza. Le debo mi vida, es mi ángel.
Como he escrito muchas veces es muy importante confiar al 100% en nuestro oncólogo, nuestra vida depende de las decisiones que tome.

Y recordar que los sueños a veces se cumplen, no hay que perder la esperanza nunca, porque aunque creamos que ya no vale la pena, aunque no salga como esperábamos, aunque tengamos un mal día, aunque parezca que no nos quedan sueños por los que luchar.....debemos aprender a seguir soñando porque a veces tenemos que caer para luego levantarnos con más fuerza.

                     
                          "EL VERDADERO SUEÑO 

                          ES SER CAPAZ DE SOÑAR "
                                         




PD:  Fuiste un gran ejemplo de lucha, nos diste una lección de vida...D.E.P Olga.

http://teprometoquemevoyaponerbien.blogspot.com.es/?m=1