viernes, 3 de febrero de 2017

Cuando la vida te regala vida

Hola de nuevo, ha pasado mucho tiempo desde mi última entrada y las cosas siguen muy, muy bien.
Cada vez me cuesta más pasarme por aquí y seguramente sea porque me siento "normal" y cada vez me acuerdo menos de la enfermedad y vivo más mi vida sin tanto miedo.

En diciembre me dieron los resultados de la última revisión que me hice y sigue sin haber rastro del monstruo que me tuvo aterrorizada y paralizada durante tanto tiempo, que me cambió la vida y me obligó a plantearme muchas cosas que antes ni se me habían pasado por la cabeza.

No le doy las gracias por nada en absoluto, no tengo nada que agradecerle. No me enseñó nada, solo jodió mi vida el tiempo que estuvo presente en ella.
Ahora ya no está, o eso parece...quizá solo está escondido, no lo sé, lo que si sé es que ya no me asusta, no se lo permito, ya me tuvo temblando durante demasiado tiempo y ahora es tiempo de reir, bailar, cantar, VIVIR.

Soy tan felíz que me cuesta mucho cuando recuerdo lo mal que lo pasé y lo duro que fue...que no os engañen, el cáncer es un putadón, los tratamientos son difíciles y quedas tocada tanto física como mentalmente, pero se puede superar, se puede salir, por muy complicada que esté la cosa puede brillar una luz al final del túnel... pero a veces no se ve... necesitas que alguien te guie hacia ella... que crea en ti y haga que tú mismo, creas en ti.
Busca a ese alguien, a esa persona y aferrate a ella con todas tus fuerzas.

Muchas gracias a tod@s por vuestros correos preocupándoos por mi, gracias por seguir ahí.
Si puedo ayudar a alguien, aclarar dudas, responder preguntas, lo que sea, podeis contactar conmigo y encantada os responderé.

Esto no es un adiós, pienso seguir pasándome por aquí aunque sea de vez en cuando, le debo mucho a este blog, forma parte de mi, en él están mis pensamientos y sentimientos más profundos....aquí desnudé mi alma y encontré la manera de poder sobrellevar esta enfermedad.

Gracias.

Hoy estoy bien...hoy soy feliz... hoy voy a disfrutar del mejor regalo que me ha hecho la vida....MI VIDA.










Pd: Aunque ya no estéis aquí.... seguís estando....adiós amigas.


sábado, 28 de mayo de 2016

6 meses

Lo sé, no tengo perdón....hace ya 6 meses de mi última entrada, tengo el blog muy descuidado,pero es que no tengo mucho que contar.

Todo sigue bien, no hay tumores en la mama, los huesos están acabando de sanar y en mi cuerpo no hay evidencia de cáncer, así que me he dedicado a vivir y disfrutar cada momento lo máximo que puedo.
Me he propuesto hacer más ejercicio, pero del de sudar, como me ha recomendado mi ángel :-).
Yo suelo salir mucho a andar con mis perros, me encanta, pero para combatir los efectos secundarios de la menopausia y del letrozol hay que meterle más caña al cuerpo, así que me lo voy a tomar como parte del tratamiento y aunque me da muuucha pereza voy a ponerme en serio a crear endorfinas a tope. Además de que el ejercicio mejora el pronóstico de las personas con cáncer y activa el sistema inmunológico.

El mes que viene me toca visita con mi homeópata, ahora me ve dos veces al año para controlar que mis organismo este bien fuerte, es indispensable para mi.

Las revisiones oncológicas también me las hacen cada 6 meses y las analíticas que eran cada mes me las han espaciado a cada 3 meses.
El tratamiento para los huesos que me ponían (denosumab) llevo 8 meses sin podérmelo poner porque he tenido problemas con algunas muelas, parece que me ataca a los dientes...en 6 meses me han hecho dos cirugías dentales y seguramente me tengan que hacer una más. En cuanto acabe con la boca empezaré otra vez con el tratamiento, aunque no hay prisa porque los huesos están muy bien.

Quiero agradeceros todos los mensajes y correos que me enviáis pregúntandome como estoy, pidiéndome que no deje de escribir, gracias, gracias, gracias.
Siento no actualizar el blog tan seguido como antes pero no siento la necesidad de escribir. El blog lo abrí para vomitar todo lo que tenía dentro, como terapia y me ayudó muchísimo y si he podido ayudar a alguien a sentirse mejor en su enfermedad, a darle esperanzas, pues doblemente feliz :-)

Cuando empecé con todo esto mi pronóstico no era muy bueno, tampoco ayudó el que no diera con buenos profesionales que cometieron algunos errores que podían haber sido fatales para mí. No me conformé, mi familia no se conformó y encontramos a un médico de los que hay pocos, una eminencia y una grandísima persona, de esas personas que desprenden luz y dan esperanza. Le debo mi vida, es mi ángel.
Como he escrito muchas veces es muy importante confiar al 100% en nuestro oncólogo, nuestra vida depende de las decisiones que tome.

Y recordar que los sueños a veces se cumplen, no hay que perder la esperanza nunca, porque aunque creamos que ya no vale la pena, aunque no salga como esperábamos, aunque tengamos un mal día, aunque parezca que no nos quedan sueños por los que luchar.....debemos aprender a seguir soñando porque a veces tenemos que caer para luego levantarnos con más fuerza.

                     
                          "EL VERDADERO SUEÑO 

                          ES SER CAPAZ DE SOÑAR "
                                         




PD:  Fuiste un gran ejemplo de lucha, nos diste una lección de vida...D.E.P Olga.

http://teprometoquemevoyaponerbien.blogspot.com.es/?m=1 

lunes, 9 de noviembre de 2015

El señor "súper sofoco" y la señora "frío polar"


Queridos sofocos menopausicos....¿cuándo me dejaréis en paz? 

Y es que lo pasó realmente mal, sobre todo cuando me viene el calor infernal mientras estoy en alguna tienda y justo me pongo a preguntarle algo a la dependienta...me sube una sensación que empieza por un leve mareo, seguido de un calor desde el estomago que va precipitándose hasta la cabeza cual lava de volcán y me deja por segundos sin respiración ....qué vergüenza!!! 
Me pongo como un tomate maduro :{  y aunque esto pueda parecer una tontería, es algo que llevo muy mal. 

He probado a hacer más ejercicio, beber más agua, he tomado unas gotas homeopáticas para mejorar la circulación, pero parece que nadie puede con el señor "súper sofoco". 

En septiembre hizo un año de mi ooforectomia y vamos, yo imaginaba que para estas fechas ya habrían mejorado algo, pero que va, parece que se hace más y más fuerte a medida que pasa el tiempo. Además el señor ahora se ha aliado también con la señora  "frío polar" y no sé yo que cuál de los dos es peor....

Cuando hace acto de presencia la distinguida señora no hay manta en el mundo entero que pueda con ella....ni manta ni taza de té calentita, ni calefacción tipo sauna, ni polar extra grueso, ni "na de na". 

La muy cansina sólo se larga cuando el señor "súper sofoco" asoma la cabezota. 

Ahora entiendo a la perfección a esas mujeres que de repente se despojan de todo abrigo para empezar a darle al abanico de forma compulsiva. Ahora yo soy una de ellas....¡tengo el termostato "escacharrao"!




A veces los que me oyen quejarme de mis fríos y calores me dicen que eso es una "tontería" comparado con todo lo que he tenido que pasar. Les doy la razón. Me quejo por quejar y ojalá siga quejándome de esta y de muchas tonterías más durante mucho, muchísimo tiempo :-)




 






sábado, 19 de septiembre de 2015

La vida que quiero hoy...

Es exactamente la que tengo. 
No puedo estar más feliz :-) 
Me ha costado mucho el aceptar que tengo una enfermedad crónica, pero en el momento que lo he hecho, he encontrado la paz.

Recuerdo cuando me dijeron que tenía cáncer de mama y que además era incurable, que se podía controlar pero que no iría a mejor. Yo no lo acepté.

Busqué información y me puse en manos de un homeópata para reforzar mi sistema inmunológico. 
Cambié de alimentación siguiendo las pautas  marcadas por la doctora Odile en su libro "Mis recetas anti cáncer "  y encontré un oncólogo en el que confío el 100%, que me cuida tanto física como psicológicamente y sobre todo, he tenido el apoyo incondicional de mi familia, han estado a mi lado en todo momento, me han mimado, me han cuidado, me han regañado....siempre a mi lado.


Después de dos años y medio, no solo he logrado controlar el cáncer, he mejorado considerablemente, las pruebas salen todas bien. No tengo dolor. Hago vida normal. Tengo sueños. Tengo planes.

He conseguido algo que jamás pensé que volvería a tener, porque me aseguraron que no lo tendría....normalidad.
Una cosa tan simple, pero que no tiene precio, sobre todo cuando has pasado por un diagnóstico de cáncer, en el que tu mundo se vuelve del revés y es todo menos normal.

 Cuando tienes que ir a tus sesiones de quimio, cuando pierdes tu pelo, tus cejas, tus pestañas....cuando pierdes tu independencia. Cuando el tiempo se detiene y a la vez se te escapa de las manos. Cuando miras a tus hijos y  no estás con ellos como tu corazón te pide, porque realmente, realmente....realmente no puedes.
Cuando la comida te sabe a hierro y tienes náuseas constantemente. Cuando no puedes poner un pie delante del otro de la fatiga tan extrema que sientes. Cuando te pasas todo el día en el sofá porque el estar de pie es tan, tan doloroso. Cuando estas todo el día "colocada" por culpa de la morfina. Cuando tu vida es un lejano recuerdo de lo que era y te miras al espejo y no te reconoces.....

Cuando pasas por todas esas cosas, lo que más anhelas es normalidad. 

Por eso hoy me siento afortunada, me siento la mujer más feliz del mundo, hoy puedo gritar que por fin, recuperé mi normalidad.




Pd: No hay estadísticas, cada paciente es único, hay que mirar siempre adelante porque  la vida sigue, la vida no se detiene NUNCA. 
Nunca hay que perder la fe....creer es poder.





jueves, 30 de julio de 2015

Ni rastro

El poder librarme de cargas emocionales innecesarias ha sido todo un alivio para mí.

Que una gran profesional me explicase claramente lo que estaba pasando y me resolviese todas las dudas que tenía con empatía y profesionalidad me ha dado esa paz interior que tanto necesitaba.

Como ya comenté en mi post anterior, fuí a Barcelona para que me valorase una cirujana de mama, una cirujana que me recomendó mi doctor favorito y le doy las gracias de nuevo por ello.

Me hicieron todo tipo de pruebas, entre ellas una resonancia de mama, la primera que me han hecho en estos 2 años y medio. 
La verdad, es una prueba muy incómoda, tumbada boca abajo, con los brazos estirados por encima de tu cabeza, con las tetis metidas en dos cuencas y la frente apoyada en una especie de almohada más dura que una piedra. La prueba dura una media hora pero a mí me pareció una eternidad. Además se me ocurrió decir que tenía frio, realmente hacia fresquito en la sala pero no tanto como para que me pusieran una manta triple capa de esas tupidas, tupidas......ay madre....a los dos minutos estaba en una sauna, sin poder moverme, con las tetis encajadas y con mis megasofocos haciendo acto de presencia...

Ese dia pasamos toda la mañana en la clínica, empecé  por una analítica,  gammagrafia ósea, tac y una resonancia de mama.

Al día siguiente me visitó la cirujana, me hicieron dos ecos de mama para asegurarse bien y creo que me exploraron 3 veces....yo ya estaba un poco "mosca" tanto insistir en mirarme tan, tan a fondo, pero es que en la teti mala ya no hay nada....no queda nada de esos dos tumores que tenía.....¡ni rastro!
Solo queda tejido cicatrizal donde habían estado, eso es lo que muestra la resonancía de mama, solo una cicatriz.

La cirujana me explicó que el tumor estaba muerto, que el tratamiento me estaba funcionando muy bien y que ahora mismo ella no cree que deba operarme la teti :-)
También se sorprendió de que no me hubieran hecho ningún tipo de seguimiento de la mama, desde 2013 no me habían hecho ni eco, ni mamografía y resonancia nunca y está última mamografía y eco me la hicieron porque barajamos la posibilidad de la operación y la resonancia de mama me la negaron.
Tampoco me marcaron los tumores con clips para ver como evolucionaban y en caso de reducirse o desaparecer, saber donde habían estado y poder operar esa zona.

Así que de momento no me operan, van a controlarme 1 vez al año con eco de mama, mamografía y resonancia, como deberían haber hecho desde un principio.

Después de la visita con la cirujana, tuve la visita con mi "angel", me dió el resultado de las pruebas de control y ¡todo mejor! sigo evolucionando a mejor y que me lo diga él me da una inyección tan grande de vida. Es tan buen médico y tan buena persona.
Estuvimos hablando, riendo, resolviendo dudas y quitando miedos.
Todos los médicos deberían ser como él. No sólo trata la enfermedad, se preocupa por el bienestar de sus pacientes, tanto física como psicológicamente.

Volví a casa feliz, tranquila y con una paz interior increíble.
Es que cuesta tan poco tener un mínimo de empatía.
Una palabra poco acertada, una mirada fría, la falta de interés, el silencio, la falta de información, pueden hacer tanto daño cuando lo que se está buscando es esperanza, fuerza, consuelo.....
Deberían incluir en la carrera de medicina la asignatura EMPATÍA.

Ahora toca desconectar de pruebas, comeduras de coco, miedos y disfrutar del verano.
Voy a seguir a rajatabla el "ritual de la felicidad"  y lo más importante....

¡VOY A DISFRUTAR DE VIVIR!




¡FELIZ VERANO!




Pd: Ya te lo dije pero te lo repito....¡me encantó conocerte Eva :-) !



lunes, 29 de junio de 2015

Confianza

Para ser un buen médico y hacer un buen trabajo, tienes que creer en lo que estás haciendo. Ese és el motivo por el cual me voy a Barcelona a ver a mi oncólogo, porque él si que cree en lo que hace.

Hace unos días tuve mi segunda cita con el cirujano de mama y la verdad me decepcionó muchísimo. ...no porque me dijera que no se veía nada en la eco y que "que iban a quitar" si no porque cuando le dije que mi ginecóloga me había comentado que porqué nunca me habían hecho una resonancia de mama ni me habían llevado ningún tipo de seguimiento de los tumores del pecho, después de quedarse unos segundos parado, me contesta "porque cuando te diagnosticamos no se hacía,  ahora ya si se hace"....
Queeeee? Osea que llevo casi dos años y medio diagnosticada y nunca jamás me habéis controlado la mama y justo ahora ya SÍ SE HACE? 
Pues entonces lo lógico es que me pidieran una resonancia de mama para ver si queda algún resto del tumor, porque en la eco dicen que no se ve nada.
Eso sería lo lógico pero NO, me dice que no me pide ninguna resonancia de mama porque igual "es peor" que pueden salir falsos tumores....
Me lo puso todo tan negro, tan negativo, solo me decía todo lo malo que podía pasar....yo ya se lo que es tener cáncer de mama metastásico, se la realidad de mi enfermedad, no hace falta que nadie me lo recuerde, lo que necesitamos los pacientes oncologicos y nuestras familias es que nos digan las cosas buenas que pueden pasar, no nos hace falta que nos hundan más. 

"Vale , muy bien, ¿entonces no me operan no?" le contesto, "noooooo mujer no....tampoco eso....mira una mastectomía si que haríamos....la cirugía conservadora nos parece una chapuza".

Realmente yo creo que ni me quieren operar, ni quieren hacerme una resonancia de mama, solo me dicen una y otra vez que la mama entera si. 
Al final quedamos en que si el oncólogo me decía que me daba radioterapia después de la operación igual si se pensaban lo de la cirugía conservadora.....¡¡¡yo no entiendo nada!!!

Como todo me parecía muy raro y se iban pasando la "pelota" unos a otros, me puse en contacto con mi "angel" y una vez más me demostró que es el mejor médico del mundo. Es tan diferente a los médicos que tengo aquí, se preocupa realmente por sus pacientes, habla claro, es positivo, saca todas las cosas buenas de lo malo que te está pasando y lo más importante SABE ESCUCHAR.

Me dijo que ellos SÍ solían operar y que no era ninguna tontería, que la resonancia de mama SÍ me la tienen que hacer, estaba dispuesto a hacerme un informe solicitándola. Al final no hizo falta, me dijo que fuera para allí que me querían valorar ellos, así que yo ni me lo pensé ¡allá voy!.

Me ha programado una resonancia de mama y una cita con la cirujana. Ya que voy aprovecharé  a hacerme las pruebas alli porque ya me tocan. Al día siguiente de hacermelas tengo visita con él y me dará los resultados, esta vez la ansiedad por la espera será mucho más corta :-)

Depende de lo que me digan me operaré allí, así que voy metalizada por si acaso. 
Lo que si tengo claro es que lo que me diga mi doctor, eso haré.

El tener un médico  en quien confiar plenamente, alguien que crea en ti, te da una seguridad y una paz increíble, es fundamental en esta enfermedad que tanto miedo da y él me ha dado esperanza porque realmente cree en lo que está haciendo y lo más importante para mí CREE QUE YO PUEDO HACERLO.

Recomiendo a todo el mundo que esté malito, sea cual sea la enfermedad, que si no están conformes con su médico, busquen una segunda opinión, sea donde sea, (seguridad social, sanidad privada) la vida es demasiado valiosa para andarse con tonterías.

¡Ya os contaré! 






viernes, 5 de junio de 2015

Por fin la eco

El lunes pasado fui al hospital a hacerme la eco de mama.
Después de esperar hora y media, salió la enfermera y me dijo que pasara,"quítate la ropa de cintura para arriba y ponte el camisón abierto por detrás".....vamos lo de siempre.

Me tumbo en la camilla y después de esperar una media hora la enfermera me dice que pase a la sala que me va a hacer primero la mamografía... (vaaaaale..)

Después de la "aplastante"  prueba me pide que me estire en la camilla otra vez que enseguida vendrá la radióloga (enseguida=media hora).

Me sorprendió ver a una doctora tan joven, de verdad que era muy, muy joven, o por lo menos eso parecía. Me dice que me ponga de lado y empezamos con el eco.

Primero me revisa el pecho izquierdo, pasa el aparatito...para...mide...apunta; pasa el aparatito...para...mide...apunta.
Y así un montón de veces. Yo me empiezo a poner nerviosa porque el izquierdo es el pecho "bueno" y le pregunto si hay alguna novedad..."no, tranquila, todo bien"... (suspiro...)

Ahora empezamos con la "teta mala", pasa el aparatito...para...mide...apunta; pasa el aparatito...para...para...para...(ups :-{ )

"Ahí está el cabroncete" le digo yo esperando a ver que me responde...
"Si, si...pero ahora ya no hay tumor...por lo menos no es medible ecograficamente...sólo queda un poco de tejido mamario alterado".

Buenooooo! Al final tenía razón el cirujano!

Me dice que ya ha acabado con la exploración, que me vista y que me puedo marchar.

Cuando vuelvo a la sala de espera mi madre me mira con la cara que ponen las mamis cuando esperan una noticia importante y cuando le digo lo que ha pasado dentro, se le llena la cara de felicidad :-)

Ahora tengo que hacerme otra eco por lo privado el miércoles que viene y se la mandaré a  mi "angel", mi doctor favorito :-) y según lo que me diga, eso haré; porque su decisión será la mía, porque confío 100% en él, porque mi vida está en sus manos. Ha sido una suerte encontrarlo en mi camino.

Ahora mismo no se si estoy feliz, asustada, preocupada, nerviosa....
La vida es una sucesión de cosas inesperadas que te cambian el rumbo de un día para otro.
Es como si en mi camino hubieran aprarecido bifurcaciones a la derecha y a la izquierda...¿cuál seguiré?